Cuando un emprendedor decide iniciar su negocio siempre busca obtener el éxito. Sin embargo, este viaje no es sencillo. Gran parte del éxito de un negocio se basa en tener un plan bien estructurado y seguirlo disciplinadamente para lograr su objetivo.

Durante el camino que los emprendedores deben seguir para alcanzar el éxito, pasarán por mucha incertidumbre y es posible equivocarse. No obstante, cada error es un paso hacia la sabiduría, siempre y cuando tenga la capacidad para aprender de dichas equivocaciones y le permitan crecer personal y profesionalmente.

Aprender de los errores de otros incrementa la oportunidad de triunfar. Por lo tanto, a continuación te hablaremos de algunos de los errores más comunes cometidos por los emprendedores.

  1. Carecer de un presupuesto fijo.

Obtener dinero es la principal meta en los negocios. Al iniciar un negocio, los emprendedores invierten su tiempo y dinero, los cuales deben dar rendimientos. Dichos rendimientos se calculan en base a un plan, donde el presupuesto se plantea acorde a los objetivos.

Muchas veces el dinero es una de las principales preocupaciones al comenzar, por lo cual ahorrar es una prioridad para muchos emprendedores, sacrificando muchas veces la calidad de sus productos o servicios.

Por otro lado, existen otro tipo de emprendedores que gastan demasiado dinero al iniciar su empresa, ya que piensan que “para hacer dinero hay que gastar dinero”, sin estar seguros de su rentabilidad.

Ambas caras de la moneda pueden poner en peligro el éxito del negocio. Tener un presupuesto permite tomar decisiones inteligentes, siendo precavidos con los gastos, pero sin temer invertir en calidad de personal y materias primas.

  1. No trazarse metas alcanzables.

En ocasiones, los emprendedores están tan emocionados por sus grandes ideas e innovadores productos que comienzan a trabajar sin un plan bien estructurado, sin trazarse metas realistas y alcanzables para alcanzar el éxito.

Asegúrate de trazar metas específicas a corto, mediano y largo plazo que puedas alcanzar, así evitaras frustrarte o hacer que tu negocio fracase.

  1. Querer hacerlo todo tu mismo.

Uno de los errores más comunes que llevan un negocio nuevo al fracaso es el hábito de querer hacerlo todo por ti mismo, lo cual no sólo te causara problemas en la empresa, sino también personales e incluso de salud, debido principalmente al alto grado de estrés que podrías llegar a sentir. Al hacerlo todo, obstaculizas el crecimiento del negocio.

Es bien sabido que un buen líder conoce el arte de la delegación. Por lo tanto, necesitas contar con personal confiable y capaz a quien puedas repartir las tareas, mientras que tú te encargarás de dirigir el equipo y ayudarlos a hacer un buen trabajo.

  1. No conocer a la competencia.

En ocasiones, algunos nuevos emprendedores piensan que el grado de innovación de sus productos o servicios les convierte en los únicos en el mercado, o que sus productos son tan superiores a los de su competencia que no los consideran como tal.

Actualmente es extremadamente difícil no tener ningún competidor directo en el mercado, a menos de que tus productos sean una innovación radical que los vuelva únicos en su tipo.

Realizar un buen estudio de mercado permitirá que conozcas no sólo la viabilidad de tu negocio, sino también a tu competencia y la mejor forma para poder competir con ellos.

  1. Desconocer las necesidades del mercado.

Muchos emprendedores están tan apasionados por sus propios productos que pasan horas trabajando en ellos para hacerlos los mejores del mercado. Desafortunadamente, no siempre los productos más vendidos son los mejores, de hecho, rara vez sucede eso. De hecho, los productos más vendidos pertenecen a los mejores vendedores.

En realidad, tan sólo el 10% del éxito de un negocio depende del producto, mientras el 90% restante se debe a la mercadotecnia, por lo cual necesitas convertirte en un experto en ventas y mercadotecnia.

El primer paso para lograrlo es estudiar bien a tus clientes objetivo. Conocer las necesidades del mercado, los sectores que lo componen y los principales consumidores de tus productos o servicios te permitirá plantear estrategias de ventas y mercadotecnia que te llevarán a convertirse en un gran empresario. Por ende, una vez más es necesario un buen estudio de mercado previo a iniciar tu negocio o a lanzar al mercado nuevos productos.

  1. Perder la visión de la empresa.

Al emprender, te fijas una visión donde ves una oportunidad de crear un producto para capitalizarlo. En ocasiones, durante el crecimiento de la empresa muchos emprendedores pierden el rumbo y compromiso que los impulsó a comenzar, desviándose considerablemente de la visión inicial que se plantearon y en ocasiones, perdiendo a sus clientes por esta razón.

  1. Hacerlo por dinero y no por pasión.

El activo individual más importante de un emprendedor es la pasión que siente por su empresa. El dinero, por otro lado, es un subproducto de dicha pasión. Así, la misión y visión de tu negocio es definida por tu pasión. Como Confucio dijo: “si amas lo que haces, nunca será un trabajo”, por lo tanto, si antepones tu pasión por tu negocio a la avaricia estarás luchando por tus sueños e ideales, haciendo las cosas de la mejor manera para poder alcanzar el éxito.